SARPULLIDOS, TIPOS


El sarpullido se caracteriza por ser una zona de la piel que está irritada o inflamada. Suele estar de color rojo, presentar síntomas de picor, de escozor manifestándose en forma de escamas costras, pequeños bultos o incluso ampollas.

 

El sarpullido suele ser síntoma de diversas situaciones de orden clínico, siendo causados por influencia de otras enfermedades, posible contacto con sustancias irritantes, algunos tipos de alergias y la propia herencia genética de cada persona.

 

La dermatitis por contacto es una causa común de los sarpullidos, que genera picazón y ardor en las zonas de la piel que pudieron tener contacto con la sustancia irritante, generalmente de tipo químico o que pueda crear alergia.


 

Una recomendación de orden natural es utilizar desde el mundo vegetal la caléndula, el haya o consuelda tras su pertinente cocción y posterior aplicación de ungüento sobre la zona afectada.

 

No todos los sarpullidos se manifiestan de manera inmediata, otros en cambio tardan varios días. No hay que rascarse ya que esto provoca más irritación si cabe y una cura mucha más tardía.

 

Los tratamientos de un sarpullido dependen siempre de las posibles causas. Las opciones desde la medicina moderna incluyen baños, lociones cremas a base de cortisona y humectantes que buscan aliviar la inflamación y también administrando antihistamínicos para evitar el picor.

 

Los sarpullidos como erupción leve de la piel generalmente pueden formarse por numerosos granos pequeños y algunas veces ronchas. Se produce también por la obstrucción de las glándulas sudoríparas por altas temperaturas. Esto hace que aparezcan microvesículas en axilas, brazos, cuello o a nivel facial. Su incremento es mayor en verano porque aumenta la sudoración de la piel o dermis.

 

Desde la fitoterapia se recomienda para la urticaria, la agrimonia, la bardana, caléndula y la ortiga en infusión bien en compresa sobre la zona o el vaho a nivel facial.

 

Para el eccema es muy útil la bardana cocida. Igual que para la erupción cutánea son inmejorables la consuelda, el llantén o capiqui en ungüento aplicado, así como el hi perico en tintura.

 

El herpes es de mayor dificultad su cura e intensidad su manifestación, siendo recomendados la salvia y tomillo en infusión y posterior compresa aplicada, así como la tintura del Hierba de San Juan o hipérico.

 

Para las quemaduras, abrasiones es inmejorable el gel de Aloe y las compresas de nuez negra

 

Vídeo animación sobre Eczema: