OTITIS MEDIA


Otitis media es el término que se utiliza para definir la inflamación del oído en la parte del oído medio o detrás justo del tímpano. Es muy frecuente en la infancia hasta los 3 años y debida a la aparición de asmas y enfermedades respiratorias hace que por la interrelación infantil o entre niños como es el caso en las guarderías o los jardines de infancia acabe por incidir más. No es contagiosa en sí misma la enfermedad pero las causas de la otitis media sí.

 

La causa común de todas las formas de la otitis media es la obstrucción de la llamada trompa de Eustaquio que provoca hinchazón de las membranas en la nasofaringe, derivada habitualmente por una alergia o infección respiratoria. Las bacterias por ejemplo en una faringitis pueden acabar en el oído, y las alergias inflaman la Trompa de Eustaquio canal que comunica el oído medio y la garganta, si se obstruye no deja salir el líquido del oído medio, facilitando las infecciones.



 

La obstrucción de la trompa de Eustaquio hace que el volumen de aire en el oído medio quede atrapado y parte de él sean absorbidas por los tejidos, provocando un pequeño vacío en el oído medio. Este vacío puede llegar a que se aspire líquido de los tejidos circundantes a la cavidad del oído medio causando el derrame del oído medio. Además por aspiración del material de la nasofaringe en el espacio generalmente estéril del oído medio, el líquido puede llegar a infectarse por las bacterias.

 

Los síntomas de la otitis media van desde el resfriado, picor en el oído, presión en el tímpano, dolor, hinchazón, pus, hasta la supuración maloliente del mismo, la pérdida de audición, fiebre, sangrado, zumbido de oídos, incluso la irritabilidad de bebés es común. Es normal también que una otitis media aguda se cree generalmente por una infección de las vías respiratorias.

 

Debe ser el médico el que confirme con examinación e identificación esta dolencia y clasificar su tipología en función de la sintomatología y dolencias, pudiendo ser otitis media aguda cuando el líquido en el oído medio además se infecta con bacterias; con derrame, que se produce dentro del espacio del oído medio debido a la presión negativa producida por la función de la trompa de Eustaquio alterada; la llamada supurativa crónica que supone una perforación en la membrana del tímpano y una infección bacteriana ;y la denominada adhesiva, cuando incluso al retractarse el tímpano se adhiere al oído medio de manera fina.

 

Existen complicaciones que pueden derivar en ruptura de la membrana del tímpano con la otitis media aguda, perforándose el tímpano, permitiendo en ocasiones que el pus en el espacio del oído medio pase al conducto auditivo externo, siendo un proceso muy doloroso.

 

Los niños con episodios recurrentes de otitis media aguda y otitis media crónica, tienen un mayor riesgo de desarrollar hipoacusia neurosensorial, perdiendo la audición de manera suave.

 

Desde el mundo vegetal y de las plantas podemos aprovechar algunas con objetivos muy claros:

 

- Eliminar gérmenes que causan infecciones.
- Reforzar las defensas corporales para evitar infecciones respiratorias.
- Facilitar el drenado del líquido que se pueda desarrollar en la Trompa de Eustaquio.

 

De esta manera y de consumo interno encontramos el versátil y maravilloso ajo con sus propiedades bactericidas y gran antiséptico. No deje de comerlo en sus ensaladas de manera cruda.

 

También la equinácea es fantástica para reforzar nuestras defensas, aumentado nuestro sistema y evitando posibles infecciones. Tome infusión de la planta seca por cada taza de agua, beba dos tazas al día.

 

No olvide tomar inhalaciones o vahos de eucalipto con agua caliente y cubriendo la cabeza con una toalla para mayor efectividad. Vierta algunas gotas de aceite de eucalipto en esa agua.

El uso externo de la fitoterapia requiere más cuidado y por supuesto la confirmación y consulta médica ante la enfermedad.

 

Así podemos hacer tapones de algodón empapados con dos gotas de aceite de ajo, unas gotas de mezcla de perejil y aceite de oliva, de sólo de aceite de oliva y aplicar en el oído sin forzar nunca la introducción excesiva.

 

También pude dirigir al oído con cuidado los vapores de la cocción de eucalipto o del saúco.


Vídeo animación sobre otitis media: