ACNÉ CUTÁNEO, EL ENEMIGO EN EL ROSTRO

El acné es una enfermedad inflamatoria de la piel causada por una infección bacteriana de ésta debida a cambios de las unidades pilosebáceas , que engloban las estructuras de la piel consistentes en un folículo piloso y la glándula sebácea. Esto provoca mayor secreción sebácea y a la postre granos.

 

Se manifiesta más en la pubertad y está considerada como una respuesta anormal ante niveles normales de la hormona masculina testosterona, provocando espinillas, puntos negros y pústulas.

 

Los dermatólogos creen que el acné se debe a los cambios hormonales que tenemos en nuestro cuerpo. La testosterona es un andrógeno que se produce en mayor medida en los testículos masculinos que en los ovarios de las mujeres.

 

Se ha comprobado que la testosterona estimula la actividad en las glándulas sebáceas, por lo que hace tener una piel con más grasa y es por ello que es más proclive a la aparición del acné.

 

La testosterona tiene más incidencia en los hombres que en las mujeres. Esto explicaría porque los adolescentes masculinos sufren de acné en más medida , con más virulencia y tiempo que en las mujeres.

 

Los tratamientos naturales se basan en utilizar jabones vegetales no agresivos y plantas depurativas y bactericidas que eliminen los gérmenes como la avena, la cola de caballo, el enebro, la grosella negra, el limonero, sauce , pino.

 

Usar las que ayudan a limpiar la grasa y/o su producción sobre zonas afectadas tales como la papaya, onagra, col , la equinácea , pepino, la salvia y el cipres .

 

Se recomienda una dieta rica en alimentos que aporten vitamina C, antioxidantes ,como los cítricos (naranjas, pomelos, limones), fresas, papaya, piña, plátanos, peras, pimientos.

 

Así mismo consumir vitamina A y Vitamina E es primordial para evitar la sequedad de la piel y a su vez favorecer las cicatrizaciones posibles.

 

Consumir alimentos que aporten zinc son de gran ayuda, como el marisco, los huevos, apio, espárragos, berenjenas e higos, lo mismo que aquellos que nos suministran azufre como las cebollas y los ajos.