Amigdalitis crónica

 

AMIGADALITIS AGUDA

 

Es una inflamación de las amígdalas, órganos deL tejido linfoide como los ganglios, de la garganta a ambos lados y detrás del paladar. El tejido linfático constituye la defensa porque es el lugar donde se producen los glóbulos blancos y los anticuerpos. Los gérmenes entran en nuestro organismo por la vía respiratoria y digestiva, las amígdalas están en primera línea de defensa frente al ataque de los agentes infecciosos.


 

La mayoría de las veces la causa es una infección, siendo los virus los gérmenes que con mayor frecuencia la originan, sobre todo en los primeros años de vida. Entre los factores bacterianos, el más frecuente, sobre todo a partir de los tres años es el estreptococo betahemolítico grupo A. El contagio se produce a través del de las gotas de saliva que se producen al toser, por contacto directo con el niño enfermo o por medio de los juguetes.

 

Los principales síntomas son fiebre alta, dolor de cabeza, dolor abdominal y falta de apetito. El dolor de garganta y el dolor al tragar pueden estar presentes pero no es un síntoma constante. Es frecuente encontrar los ganglios del cuello aumentados de tamaño como respuesta a la inflamación. Si la causa de la enfermedad es vírica, los síntomas suelen ser menos intensos.

 

Es recomendable ofrecer muchos líquidos y una dieta blanda.

 

Dentro de las plantas naturales encontramos grandes remedios y fáciles de llevar a cabo, entre ellos encontramos hacer gárgaras con jugo de Aloe Vera diluido en agua.

 

Son muy recomendables las infusiones y gárgaras de regaliz , anís, abedul , menta y eucalipto