BULIMIA

 

La bulimia es una sensación permanente de hambre insatisfecha comiendo compulsivamente que suele ir acompañada de una sensación de angustia una vez concluida la digestión, y la imperiosa necesidad de expulsarlo mediante vómitos, ejercicio físico excesivo, ayunos prolongados y la utilización de laxantes .

 

La base del problema radica en el deseo de no engordar.

 

Su incidencia es mayor en chicas y mujeres jóvenes hasta los 20 años llegando a producir trastornos alimenticios de tipo grave y ser causa de muerte incluso.

 

Los problemas de salud son de varios tipos, desde metabólicos y digestivos por la falta de nutrientes en el cuerpo , hasta de carácter sexual , pérdida de la libido , y psicológico (depresión, baja autoestima, soledad personal y comunicativa).


 

Los trastornos alimenticios producen también cambios de conducta personal, cambios de personalidad, de humor y sobre todo pérdida de peso corporal.

 

Las causa de esta enfermedad pueden deberse desde situaciones psicológicas personales ( depresión, obsesiones ) , a ciertos cánones sociales de belleza o delgadez en ciertas profesiones o para triunfar en la vida.

 

No se ha descartado causas de origen o predisposición genética familiar.

 

En cualquier caso el diagnóstico debe recoger la opinión de un especialista de conductas también.

 

El primer paso para erradicar la bulimia consiste en la reeducación alimenticia, el apoyo psicológico para perder miedos a engordar, angustias, etc.

 

Toda ingesta de verduras, hortalizas, frutas, huevos, leche, beber agua entre comidas son recomendables , así como comer despacio, tranquilos, disfrutando para asimilar los nutrientes, las vitaminas, las enzimas.

 

Evitar en la medida de lo posible el café o los alcoholes, o todo aquello que nos ponga nerviosos.

 

Tomar infusiones de tila, valeriana y melisa favorecen a reducir la angustia y por tanto a relajar y relativizar los problemas.

 

Practicar deportes y ejercicios que atraigan al paciente y constituyan una distracción. Se puede acompañar con ejercicios de relajación y yoga.