CISTITIS O INFECCIÓN URINARIA

 

La infección de orina está provocada por la invasión de microorganismos en el tracto urinario. Puede producirse por dos vías diferentes: por el extremo inferior de las vías urinarias (abertura en la punta del pene o de la uretra, según se trate de un hombre o de una mujer), que es el caso más frecuente; o bien a través del flujo sanguíneo, en cuyo caso la infección afecta directamente a los riñones.



 

Las infecciones de las vías urinarias más habituales son las producidas por bacterias, aunque también pueden presentarse a causa de virus, hongos o parásitos.. Infección de orina son expresiones que engloban diferentes enfermedades infecciosas (producidas por un microorganismo o germen) y que afectan a cualquier parte del sistema urinario (riñón, uréteres, vejiga urinaria o uretra).

 

Cualquier obstrucción del flujo de orina (piedras en el riñón, estructuras anómalas...) o una próstata dilatada puede inducir a una infección urinaria que acaba provocando la necesidad urgente y frecuente de orinar. Picazón o quemazón en la uretra al orinar. Enrojecimiento de la vulva y picor vaginal (en las mujeres). Dolor al orinar y en las relaciones sexuales. Aparición de sangre en la orina. Fiebre y escalofríos (la fiebre puede significar que la infección ha alcanzado los riñones).Dolor en el costado o espalda (indica infección en los riñones).

 

Disponer de una buena higiene es esencial tras defecar o mantener relaciones sexuales , sobre todo en la mujeres por ser más corta la distancia entre el ano y la uretra para así evitar infecciones.

 

Beber agua, tomar arándanos, limones, naranja con su reconocida capacidad bactericida .

 

Al tener la vejiga inflamada es muy recomendable tomar tisanas con plantas antibióticas, antiinflamatorias y diuréticas , tales como abedul, ajo, diente de león, pino, perejil , ortiga , cebolla y linaza.