IMPOTENCIA MASCULINA , DISFUNCIÓN ERÉCTIL

 

Se caracteriza por no disponer de una erección firme del pene masculino. Esta erección fallida en este caso , sería consecuencia normal de la excitación sexual que hace que la sangre llene los cuerpos cavernosos del pene produciendo alargamiento y endurecimiento.

 

Cuando existen problemas de nervios, de venas o tejidos , se produce la impotencia .

 

Las causas son muy variadas, desde psicológicas por una situación social pretendida de exceso de hombría , ansiedad, estrés o vergüenza con nuestro propio cuerpo , hasta el abuso de alcoholes, drogas , tábaco, pasando por enfermedades como tener una mala circulación sanguínea o trombos , hipertensión , diabetes, esclerosis múltiple , exceso de cansancio físico, finalizando con problemas de tiroides y lesiones testiculares.


 

Es muy útil tener una vida sana a través de la alimentación los más natural posible con dieta rica en antioxidantes como los cítricos (zumo de limón o naranja ) , apio en ensaladas o puerro y la realización de ejercicio físico que favorece la generación de endorfinas y encefalinas , siendo estimulantes sexuales naturales.

 

El ejercicio también evita el sobrepeso, la mala circulación de la sangre y es muy importante para que tengamos un adecuado riego sanguíneo en los genitales.

 

Evitar las ansiedades, relativizar los problemas, no caer en el estrés emocional .

 

Practicar con terapias alternativas como el yoga, la meditación , la homeopatía , masajes, la aromaterapia , para conseguir una mayor relajación, equilibrio y armonía corporal .

 

En el mundo de la fitoterapia encontramos grandes aliados para prevenir esta disfunción y a su vez mitigarla lo más posible. Disponemos desde el ginkgo biloba, la ortiga hasta el hinojo, pasando por aquellas plantas de reconocidas propiedades afrodisíacas como la vainilla, la canela, la nuez moscada o el ginseng panax.