VARICES

 

La compleja ramificación sanguínea de nuestro cuerpo se basa en proporcionar los nutrientes a todos nuestros órganos y para ello se sirve de las arterias y venas.

 

Por las primeras circula sangre más pura y nutritiva , en cambio por las venas discurre la sangre con toxinas e impurezas. Este viaje sanguíneo es de ida y vuelta.

 

El corazón actúa como gran bomba que a través de la arteria aorta hace que su extensa ramificación capilar llegue a todos los órganos y tejidos.

 

La mayor impureza sanguínea está derivada por un hígado, riñones o estómago con problemas. Estos órganos al no funcionar bien y por exceso de suciedad en sangre por una mala alimentación.

 

Es fundamental la purificación de la sangre a través de nuestra alimentación , así como nuestro estilo de vida sano , sin fumar, beber alcohol y realizar ejercicio físico moderádo.la

Lo más importante es a nivel interno, purificar de toxinas la sangre y restablecer el buen funcionamiento de los órganos internos, favoreciendo el fortalecimiento de la región venosa debilitada, adoptando un régimen de alimentación natural que contribuya a desintoxicar el organismo y a purificar de sustancias perturbadoras la circulación sanguínea.

 

Es recomendable e practicar cada día un poco de ejercicio metódico de las piernas estando acostado.

 

Durante el sueño hay que mantener las piernas un poco más elevadas con la ayuda de un almohadón, con el fin de favorecer el retorno de la sangre.

 

Dar paseos moderados al aire libre practicando la respiración profunda y relajada. Practicar fricciones de agua fría por todo el cuerpo. Después de cada ducha o baño, acabar con agua fría empezando por los pies y subiendo hasta el pecho. Cuando se está sentado conviene tener las piernas sobre un sillón con el propósito de facilitar la circulación.

 

Las plantas nos ayudan a través de infusiones de hojas de nogal , pensamiento silvestre , cola de caballo, melisa ,flores de manzanilla, todas ellas son purificadoras y es recomendable beber una taza en ayunas y otra antes de acostarse.

 

Es muy efectivo tomar cada mañana el zumo de dos limones exprimidos rebajados con agua con una pajita o a sorbos.

 

Darse sobre la zona afectada aceite de germen de trigo con aceite esencial de ciprés, para favorecer la circulación sanguínea.

 

Dentro de los suplementos encontramos soluciones para:

 

Piernas hinchadas (tomar gayuba y castaño), una de cada, tres veces al día.

 

Piernas cansadas (tomar vid roja,) tres veces al día.

 

Varices (hamamelis y castaño de Indias), 2 de cada mañana y noche.

 

Mala circulación (arándanos), 2 mañana y noche.

 

Si ya existiesen úlceras varicosas es muy recomendable una infusión de encina, consuelda y bardana a partes iguales. Así como también lavar las heridas con la infusión de manzanilla, consuelda, encina y flores de rosas a partes iguales.